La Constitución Política de la Ciudad de México nos mandata contar con un nuevo marco legal para el desarrollo de la capital del país.