Contra el sabotaje legislativo y la crisis constitucional que planea la oposición en el CongresoCDMX



Manifestamos nuestra condena y enérgico rechazo a las prácticas golpistas y violentadoras del marco constitucional que rige la vida del Congreso de la Ciudad de México.

Reprobamos que la oposición haya convertido en un método y práctica reiterada el sabotaje de los trabajos legislativos que, con toda responsabilidad, estamos obligados a cumplir.

Con el pretexto de impedir las licencias a las que tienen derecho las y los diputados de este Congreso para integrarse a diversos trabajos de participación política y, con ello, respetar el orden jurídico y no violar la veda electoral, la oposición reventó la sesión, vulnerando con ello el Estado de Derecho.

Esta no ha sido la única ocasión en que lo han hecho, por lo que, con sus acciones, están generando una auténtica crisis constitucional de la vida parlamentaria de la Ciudad de México.

El día de hoy teníamos que abordar 87 asuntos de interés público. Estaba previsto que posicionaran los partidos sobre el Día Internacional de la Mujer, que se presentaran iniciativas en materia de procuración de justicia, de mejoramiento de los establecimientos mercantiles, de uso de la bicicleta, sobre el tratamiento de residuos sólidos.

Igualmente se aprobarían dictámenes a favor de la creación de bibliotecas digitales, de establecer mejores servicios para la atención de personas adultas mayores, de huertos urbanos y otros relativos a los derechos a la alimentación y la vivienda digna, los cuales, con responsabilidad y compromiso con la ciudadanía, en el Grupo Parlamentario de Morena habíamos acordado sacar adelante el día de hoy.

Estos temas que son vitales y de gran relevancia para la sociedad, son a los que la oposición les muestra desdén y desprecio. Privilegian las grillas, la descalificación y el sabotaje para impedir que se cumpla con el deber que tenemos todas y todos como legisladores.



Por nuestra parte, exigimos a las y los diputados de oposición que sean responsables a efectos de que se reestablezcan de manera continua y ordenada los trabajos de este Congreso de la Ciudad de México.

Solicitaremos también a la presidencia de la mesa directiva que se apliquen rigurosamente las disposiciones del Reglamento, del Código de Ética y los descuentos correspondientes.

Reiteramos nuestra más profunda condena de estas prácticas sistemáticas que ponen en riesgo la vida institucional del Congreso, atentan contra la vida democrática de la Ciudad y apuestan a la desestabilización, a la provocación y a la instauración de un verdadero riesgo a la vida democrática de la capital.

Que les quede claro, nosotros no permitiremos la ruptura del orden constitucional y denunciaremos en todos los foros posibles estas prácticas golpistas que atentan gravemente contra la vida institucional de la ciudad de México.