¡No hay transformación sin nosotras!

Con la reforma a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, pasamos de un sistema de cuotas a una era de paridad en México, pues se consagra el derecho de las mujeres a participar en todos los espacios políticos en condiciones de igualdad con los hombres estableciendo la obligatoriedad constitucional de observar dicho principio en la integración de los Poderes de la Unión en los tres niveles de gobierno. Asimismo, la paridad de género se aplicará para los partidos políticos, órganos autónomos y en cualquier entidad, órgano u organismo que ejerza funciones de autoridad federal o local. ¡Por fin las mujeres tendremos el lugar que nos corresponde en los espacios de toma de decisiones!