Resalta espíritu transformador de Carmen Serdán, Juana Belén Gutiérrez, Matilde Montoya y Sara Pérez





  • En la Comisión Permanente del Congreso de la Ciudad de México, la Diputada Valentina Batres dio lectura a un pronunciamiento de la Coordinadora de MORENA con motivo de la develación de las estatuas de Carmen Serdán, Juana Belén Gutiérrez, Matilde Montoya y Sara Pérez en el Paseo de las Heroínas.



El espíritu transformador y creador de Carmen Serdán, Juana Belén Gutiérrez, Matilde Montoya y Sara Pérez queda plasmado en las estatuas que desde el pasado 22 de enero forman parte del Paseo de la Heroínas, ubicado en la avenida Reforma de la Ciudad de México.


De esta forma, el Gobierno de la Ciudad de México reconoce a estas mujeres precursoras en la lucha por la libertad y la justicia, dejando constancia de su gran legado en un espacio público.


“Agradecemos a nuestras antecesoras por los indiscutibles cambios que impulsaron. Hoy es nuestro deber cuidar, profundizar y ampliar las conquistas que nos heredaron”, expuso al respecto la Diputada Valentina Batres al leer en tribuna un pronunciamiento de la diputada Martha Avila Ventura.


En su declaración, la Coordinadora de MORENA en el Congreso de la Ciudad de México resaltó que en la historia de la vida pública de México siempre han estado presentes las mujeres, aunque no siempre se les ha reconocido de manera debida.


Subrayó que es el tiempo de las mujeres, pues hoy protagonizan el cambio en áreas de toma de decisiones y con su valiosa participación en instancias de representación, como muestra, la segunda Legislatura del Congreso, en donde suman 34 diputadas y 32 diputados.


En este sentido, recalcó Avila, “tenemos la fortuna que una mujer científica esté al frente del Gobierno de la Ciudad”.


En el pronunciamiento, leído en tribuna en la Comisión Permanente por la Diputada Batres Guadarrama, se destaca que Carmen Serdán Alatriste fue fundamental para el desarrollo de la Revolución Mexicana, recorriendo todo el país. Fue la primera revolucionaria que arengó al pueblo: “Mexicanos, no vivan de rodillas. La libertad vale más que la vida, viva la no reelección”.


Mientras que Juana Belén Gutiérrez fue una activista de largo aliento con numerosos atributos de rebeldía transformadora y defensora de causas que la izquierda hoy enarbola.


En una época en que a las mujeres no se les permitía estudiar ciencias, Matilde Montoya padeció múltiples vejaciones, sin embargo firme en sus objetivos, logró convertirse en la primera mujer mexicana en alcanzar el grado de Médico y fundadora de la Asociación de Médicas Mexicanas.


Sara Pérez Romero, a diferencia de Carmen, Juana y Matilde, no adoptó una personalidad rupturista, pero su labor dentro del Gobierno de Madero fue la de organizar una incipiente política social de la presidencia con claras intenciones de impulsar cambios a favor del pueblo más desprotegido.